dilluns, 9 de setembre de 2013

Desitjar

El deseo es así, uno se pega toda la vida esperando
algo y cuando ese algo llega la vida se te queda como rota.
Lo sé. He deseado como un cabrón. He dejado tanto tiempo
en mis deseos que pienso que en cualquier momento puedo 
encontrarme con la làmpara de Aladino. Y que el genio
me conceda tres deseos. Y lo pienso de verdad. Deseaba
que el Coyote le diera un tajo en la garganta a Correcaminos.

Félix Romeo, Dibujos animados.
Las cuatro novelas.
Random House Mondadori, 2013.

Marc Vicens, 2013.