dilluns, 16 de desembre de 2013

Puresa i voluntat

–Este país -le dijo Reiter, que aquella tarde se convirtió,
tal vez, en Archimboldi- ha intentado arrojar al abismo
a varios países en nombre de la pureza y de la voluntad.
Para mí, como usted comprenderá, la pureza y la voluntad
son puro mariconeo. Gracias a la pureza y a la voluntad
nos hemos convertido todos, entiéndalo bien, todos, todos,
en un país de cobardes y de matones, que al fin y al cabo
son lo mismo. Ahora lloramos y nos afligimos y decimos
¡no lo sabíamos!, ¡lo ignorábamos!, ¡fueron los nazis!,
¡nosotros hubiéramos actuado de otra manera! Sabemos gemir.
Sabemos provocar lástima y pena. No nos importa que se
burlen de nosotros, mientras nos compadezcan y nos perdonen.
Ya habrá tiempo para que inauguremos un largo puente
de amnesia. ¿Comprende usted lo que quiero decir?


Roberto Bolaño, 2666.
Editorial Anagrama, 2004.

Marc Vicens, 2013.