dilluns, 27 de gener de 2014

Llibertat

(...) es ridículo que tras tantos siglos de práctica,
y de increíbles avances e inventos, todavía no haya
forma de saber cuándo alguien miente; claro que eso
nos beneficia y perjudica por igual a todos, quizá
sea el único reducto de libertad que nos queda.

Javier MaríasLos enamoramientos.
Alfaguara, 2011.

Marc Vicens, 2014.