dimarts, 14 de febrer de 2012

Crèdit

Mi capital de vida está ya gastado y estoy viviendo
sólo de crédito. Crédito que me da el destino por distracción,
por piedad, por curiosidad. Pero en cualquier momento,
cuando vaya a retirar mi jornal o mejor dicho mi jornada,
encontraré la caja cerrada y en el muro el anuncio de
cualquier vulgar tienda de comenstibles: "La maison ne
fait plus de crédit." Entonces, chao, vida mía.

Julio Ramón Ribeyro, Prosas apátridas.
Seix Barral, 2007.

Marc Vicens, 2012.