dimarts, 7 d’abril de 2015

Retrovisor

Necesito cerciorarme con mis propios ojos. Cuando se trata
de algo importante para mí, como es mi integridad física, me
produce desconfianza cualquier artilugio entre el peligro y yo,
aunque se trate de un espejo inocuo. Necesito la garantía que
me proporciona la visión directa.

Joan Fontcuberta, El beso de Judas, Fotografía y verdad.
Editorial Gustavo Gili, 1997.

Marc Vicens, 2015.