dimecres, 9 de desembre de 2015

Fum

En cierto modo, Julia era menos susceptible que Winston a la propaganda
del Partido. Una vez se refirió él a la guerra con Eurasia y se quedó asombrado
cuando ella, sin concederle importancia a la cosa, dio por cierto que no había
tal guerra. Casi con toda seguridad, las bombas cohete que caían diariamente
sobre Londres eran lanzadas por el mismo Gobierno de Oceanía sólo para que
la gente estuviera siempre asustada.

George Orwell, 1984.
Editorial Planeta, 2003.

Marc Vicens, 2015.