dimecres, 4 de juny de 2014

Sucre

Sentado en la taza pienso en lo que
he comido, en la combustión de los
azucares en mi cuerpo, en esa actividad
entusiasta del organismo, que no sabe
que va a morir y trabaja a pleno rendimiento.
El azúcar, ternura casi única que he encontrado
en el mundo, maternidad vegetal que me viene
hasta la lengua. Pero un día el médico me habla
de transaminasas, de lípidos y triglicéridos, y 
comprendes también, como el que se desencanta
de un amor, que el azúcar puede ser un veneno,
como la mujer, como todo.

Francisco Umbral, Diario de un escritor burgués.
Editorial Destino, 1979.

Marc Vicens, 2014.