dijous, 25 de setembre de 2014

Realitat subterrània

Los minutos que siguieron me quedaron todos muy grabados,
y eso que en ellos no ocurrió nada. Misterios de nuestra
memoria, que se apodera a veces de momentos simplemente
muertos o de apariencia bastante banal, pero que, por motivos
que se nos escapan, permanecen en nuestro recuerdo y al final
acaban dejándonos inquietos porque parecen aspirar a ser
imborrables, lo que nos hace pensar que significan más de
lo que en un primer momento creímos y quizás lo que tan
sólo ocurrió fue que todo eso no acertamos a verlo.
De hecho, mirándolo bién, todos los momentos de nuestra
vida son así, es decir, pasan más cosas de las que creemos
que pasan, pero hay algunos –lo chocante es que suelen
ser especialmente aburridos– que se nos quedan misteriosamente
en la memoria, quizás para que indaguemos más tarde cuál
era la realidad subterránea que cruzaba por el lugar.


Enrique Vila-Matas, Kassel no invita a la lógica.
Editorial Seix Barral, 2014.

Marc Vicens, 2014.