dimecres, 24 de setembre de 2014

Sandàlies

–Dónde compraste estas sandalias? –pregunté a Boston.
–¿Por què? ¿Te gustan?
–Van bien con la brisa. Me gustan, sí. Pero –engolé
la voz y simulé que bromeaba– hay momentos en que
creo que podrían llevarme a la más grande de las pasiones.
–¿Al amor? –preguntó con impresionante precaución.
–O al suicidio. ¿Te imaginas? Matarse por unas sandalias
doradas.

Enrique Vila-Matas, Kassel no invita a la lógica.
Editorial Seix Barral, 2014.

Marc Vicens, 2014.