dimarts, 27 de gener de 2015

Cabrer

En la meseta gris, crepuscular y pelada de Carboneras
se desliza a lo lejos una mancha oscura, acompañada
por una música de cencerros. No és un sueño ni una
alucinación. Simplemente un rebaño de cabras. Se
va estirando conforme se acerca, las campanillas tintinean
más fuerte. Un cabrero a la zaga da gritos antiguos.
El rebaño toma la carretera, pero al cabo de un corto
trecho trepa la empinada colina. La cabra tira al monte.
Y el cabrero también.

Julio Ramón Ribeyro, Prosas apátridas.
Editorial Seix Barral, 2007.

Marc Vicens, 2015.