dimecres, 16 de setembre de 2015

Patiment

De seguro, en cambio, que el sufrimiento del alma
prácticamente no tiene fin. Cuando se cree haber
alcanzado el último límite, siempre quedan aún 
nuevos tormentos.

W.G. Sebald, Los emigrados.
Editorial Anagrama, 2006.

Marc Vicens, 2015.